viernes, 25 de noviembre de 2016

Las desventajas de las dietas con efecto rebote




Las dietas con efecto rebote o dietas yoyo, se caracterizan por ser dietas que permiten que las personas puedan bajar de peso de una forma muy fácil y rápida, pero luego, ese peso que perdieron lo vuelven a recuperar, incluso puede aumentar de una forma mucho más rápida que como se perdió.

Estas dietas de corto tiempo son muy solicitadas cuando las personas necesitan lucir bien para el verano, o cuando desean utilizar una cierta prenda de vestir, donde se necesita unas medidas menos de cintura para lucirlo de la forma perfecta.

Se sube de peso de forma agresiva


Las dietas con efecto rebote tiene la gran desventaja de hacer que la persona recupere el peso perdido, por lo que luego de poder lucir un traje de baño muy bien, la persona vuelve a tener la talla que tenía antes del verano.

La razón por la que, las dietas con efecto rebote no funcionan, es porque la persona no pierde grasa, por el contrario, esta se almacena y se mantiene hasta que la persona vuelva a ingerir alimentos de la forma cotidiana.

Cuando se lleva a cabo alguna de estas dietas, la persona deja de consumir nutrientes necesarios para que el cuerpo pueda funcionar, en vista de esto, el cuerpo almacena nutrientes de reserva en forma de grasa en el cuerpo.

Lo que la persona ve que sale de su cuerpo, no es más que agua y masa muscular, pero la grasa como tal se conserva, por lo que al finalizar la dieta, toda la grasa almacenada sale de donde estaba y se expande.

La mala alimentación puede ser peligrosa


Todas las dietas cortas, no pueden durar más de tres semanas, en algunos casos, se recomiendan por un tiempo muy corto. Como se mencionó anteriormente, este tipo de dietas acaban con la masa muscular y el agua, sin contar con la eliminación de nutrientes del cuerpo.

Estas acciones a corto plazo no son muy peligrosas, pero a un plazo de tiempo mayor, pueden ser muy riesgosas, al punto de hacer que la persona pueda tener debilidad o hasta anemia, por la falta de nutrientes necesarios para hacer que el organismo pueda funcionar de la forma correcta.

Aunque, las dietas cortas pueden ser llevadas a cabo con las indicaciones que se recomiendan, se debe tener en cuenta que repetir estas dietas cada cierto tiempo, pueden poner en peligro la estabilidad del sistema digestivo, creando trastornos de alimentación.